Nuestro ideario

1. DEFINICIÓN DEL GRUPO SCOUT

1.1 EL MOVIMIENTO SCOUT

El movimiento scout se define como un movimiento de educación integral que se propone formar hombres y mujeres libres, transformadores de la sociedad, críticos, comprometidos con su fe y con el momento histórico que les ha tocado vivir, abiertos/as a los demás y capaces de amar y vivir en grupo.

Realizamos nuestra labor educativa en el tiempo libre, ámbito idóneo para ello, ya que al estar la persona liberada de sus obligaciones, se dedica voluntariamente a unas ocupaciones que tienen por objeto la formación desinteresada, participación social y la creatividad. Para todo esto tenemos un método propio que nace en las intuiciones de Baden Powel, recoge la rica tradición scout y se adapta al ambiente sociocultural en el que vivimos, con independencia de todo partido político y sin identificarse con ninguna ideología.

El escultismo educa a los muchachos y muchachas desarrollando su modo de entender y vivir la vida que les implica más en su pueblo, les da un espíritu critico constructivo frente a la realidad social y les compromete a tomar sus responsabilidades para la consecución de una sociedad mejor y más justa.

Como movimiento de educación integral, se propone la educación del sentido religioso de la humanidad, que le integra con más fuerza en el mundo en que vive y le ayuda a transformarlo, comprometiéndose, abriéndolo a su dimensión trascendente y encaminándole hacia las comunidades de la fe. Realiza este cometido desde la fe en Jesucristo vivida como una continua búsqueda y descubrimiento, el anuncio de Jesucristo en la vida scout, en el espíritu de las bienaventuranzas y de la Ley scout, en comunión con la Iglesia Católica y con el compromiso de ser hoy pueblo de los que creen en Dios, testimonios del Reino entre las personas de nuestro tiempo.

Un símbolo que tenemos en común todos los grupos scout es la pañoleta que llevamos al cuello. Es un elemento que se utiliza como distintivo de los primeros grupos que llevaba Baden Powell. Es propio de los scout y en particular de los distintos grupos que sean de diversos colores. En nuestro grupo elegimos el rojo y el verde como símbolo de nuestra tierra (Navarra) y de nuestra ciudad (Pamplona).

1.2 EL GRUPO SCOUT MIKAEL

La idea surge en 1995 de los sacerdotes entonces al cargo. Esta idea la recogió un grupo de jóvenes de la parroquia, que con la colaboración de la Delegación del movimiento de Scouts Católicos de Navarra comenzaron a formar nuestro grupo.

Debido a nuestra vinculación con la parroquia San Miguel, se adoptó el nombre de Mikael ya que este nombre está muy relacionado con la parroquia. Mikael es un nombre del hebreo y significa “Quien como Dios”.

Tras un intento fallido de comenzar con un campamento de verano en julio de 1995 nos ponemos definitivamente en marcha en octubre de ese mismo año.

El escultismo es tan necesario hoy como el día de su nacimiento. Actualmente, los y las scout realizan un análisis crítico de la sociedad, decide como podía ser, y actúa para conseguir cambiarla. En el siguiente punto expresamos nuestra visión de los fallos que nuestra sociedad adolece, y la sociedad alternativa que queremos lograr. El que viene después, el modelo de persona que proponemos para operar ese cambio.

2. FINALIDADES DEL ESCULTISMO

2.1 LA SOCIEDAD ACTUAL

A pesar de todos los grandes logros que la humanidad ha conquistado y del compromiso de vivir una fe y una moral sincera de muchos hombres y mujeres, observamos defectos que chocan con nuestro ideal de sociedad justa y solidaria:

  • Sociedad cada vez más individualista (a veces hasta el extremo), regida por el consumismo, con grupos cada vez más masificados e irónicamente personas cada vez más solas.
  • Se ignoran los más desfavorecidos que tenemos más cerca, como exconvictos/as, toxicómanos/as, grupos minoritarios, inmigrantes, prostitutas… sin olvidar personas paradas y pensionistas.
  • Creciente diferencia económica, política y cultural Norte – Sur con poca disposición a cambiar por parte del Norte, que prefiere mantener una estructura basada en abusar del Sur para poder seguir manteniendo la supremacía mundial.
  • Las sociedades y los Estados están cada vez más dominados por macro-entes económicos que sólo buscan el beneficio financiero, sin tener en cuenta otros beneficios sociales, ecológicos o solidarios.
  • Desprecio impune por el medioambiente, anteponiendo intereses económicos a pesar de la gran catástrofe ambiental que estamos generando.
  • La sociedad está dando la espalda paulatinamente a la fe por comodidad, desinterés e influencia de los medios de comunicación, dominados por el consumismo y que deja de lado el aspecto espiritual.
  • El estado del bienestar adormece a la sociedad, que jamás se parará a pensar y actuar, preocupada en que todo siga igual y no le salpique demasiado.
  • Insistencia de todos los grupos políticos sin excepción por desacreditarse unos a otros en lugar de preocuparse por buscar soluciones para construir una sociedad mejor, lo que provoca un total escepticismo de los jóvenes por los temas de política.

En este mundo que nos ha tocado vivir, es donde el movimiento scout, tras analizar los problemas, se moviliza por “dejar este mundo mejor de lo que lo hemos encontrado”.

2.2 LA SOCIEDAD QUE BUSCAMOS

El escultismo huye de soluciones drásticas e inviables de empezar de cero una nueva sociedad, y decide minimizar los puntos oscuros de la que le ha tocado en suerte. La poderosa arma que esgrime es la educación. Pretende educar personas en el compromiso, dándoles capacidad para ejecutar el cambio desde la vida que les toque vivir. Muestra el ejemplo de Cristo como guía y modelo a seguir, y sus enseñanzas del Reino de Dios como sociedad utópica a la que queremos tender.

Anhelamos un mundo en que:

  • Disminuyan las diferencias tanto entre países como entre individuos del propio país: Que al menos se aseguren las necesidades básicas de todos los habitantes del planeta y su educación, y que comencemos por equiparar los sectores marginales de nuestro entorno a nuestro nivel.
  • Las personas sean actores o actrices, directoras y productoras de su propia vida, sin dejarse engañar por felicidades ficticias. Que sea FELIZ de verdad y con mayúsculas, haciendo feliz a los demás. Esto sólo se logrará haciendo primar un modo de vida más idealista y menos materialista, siendo más humanos y solidarios/as.
  • Se tenga muy en cuenta el medioambiente, considerando el planeta como un todo junto a la propia humanidad, necesario para dar paso a un futuro mejor.

Si en nuestra vida logramos emprender el principio de algún cambio hacia esta nueva sociedad tan paralela a la que entendía Jesucristo como Reino de Dios podremos tener la tranquilidad de “haber dejado este mundo mejor de lo que nos lo hemos encontrado”.

3. MODELO DE PERSONA QUE PROPONEMOS

Como hemos dicho antes, nos proponemos cambiar este mundo mediante la educación en el tiempo libre, y para ello creemos que un modo de educar toda una sociedad sin imposiciones es ofrecer a cada individuo nuestro mensaje para que incorpore y viva estos valores en adelante. Aunque el método es poco espectacular, es una forma de asegurarnos un compromiso real y libre. Por ello proponemos formar un individuo que aspire y persiga los siguientes valores en su vida que para llevar mejor a cabo nuestras actuaciones se dividen en tres opciones:

OPCIÓN ESTILO

Es un modo, un estilo de vida que proponemos. Por esto apostamos por una persona que sea:

  • Alegre y optimista.
  • Vital, activa y participativa.
  • Madura: responsable y reflexiva con sus actos.Crítica constructiva e inconformista: que analice los problemas de su entorno y busque soluciones para mejorarlos.
  • Altruista e íntegra en sus acciones.
  • Comprometida, coherente y consecuente con sus ideas.
  • Amable y simpática: abierta a la relación con los demás.
  • Empática y comunicativa, firme en sus convicciones, que escuche a los demás y aprenda de ellos.
  • Creativa e imaginativa.
  • Sana, preservando su salud y la de los demás.
  • Que intente desarrollar su potencial al máximo en todos los sentidos, que conozca sus capacidades, respetando el ritmo individual y aceptándose tal y como es.
  • Espontánea.
  • Idealista pero con los pies en la tierra partiendo siempre de una base en sus acciones.
  • Tolerante.
  • Organizada.
  • Que viva la sexualidad de forma natural y responsable.
  • Que lleve a cabo su proyecto personal.

OPCIÓN PAÍS

Es el entorno donde se desarrolla nuestra labor educativa que parte de la comunidad más pequeña (familia, grupo, parroquia) a la más grande (barrio, Comunidad).

Ámbito cultural:

  • Que conozca y valore la geografía, historia, folklore e idiomas de su tierra. Que comparta su cultura y se interese por las demás desde el respeto y se enriquezca con ellas.
  • Que proteja la herencia cultural mundial en todas las dimensiones (música, moda, arquitectura, gastronomía, idioma, literatura…) frente a la cultura uniforme global e impersonal que intenta engullirlas a todas.

Ámbito medioambiental:

  • Aprovecha los recursos de forma natural, equilibrada y austera.
  • Tome postura activa frente a los problemas ecológicos.
  • Fomente en su entorno hábitos que no dañen la naturaleza.
  • Respete, disfrute, cuide y defienda el entorno natural.

Ámbito sociopolítico:

  • Se informe y conozca la realidad que le rodea para poder tener postura crítica constructiva y actuar en consecuencia.
  • Su única forma de resolver conflictos la tenga en el diálogo y en una actitud pacífica.
  • Sea elemento transformador en pos de una sociedad más justa.
  • Participativa en la sociedad que le rodea.
  • Acepte las diferencias con los demás y valore sus actitudes y aptitudes.

OPCIÓN FE

Optamos por un modo de vida cristiano, y educamos a la chavalería para que también luchen por la gente y una sociedad mejor, como lo hizo Jesús.

  • Que viva la fe hacia dentro y también para compartir, de forma libre y personal sin imposiciones.
  • Que tenga a Jesucristo como ideal de persona y lo siga.
  • Que vea el lado divino de Cristo y su mensaje extendiéndolo a los demás.
  • Que construya el reino de Dios en la tierra, comenzando por el entorno más cercano y necesitado.
  • Que participe como miembro de la Iglesia Católica ayudándole a evolucionar.
  • Que no se de satisfecho por una fe recibida sino que reflexione.

A modo de conclusión, deseamos una persona que asuma estos valores y luche por transmitirlos, convirtiéndose en un ejemplo para los demás.

4. ELEMENTOS DEL MÉTODO SCOUT

El método es el modo en que llevamos a cabo nuestra labor educativa. Es un proceso ordenado y sistemático necesario para alcanzar un fin. Por eso, nunca será una finalidad, sino un instrumento. Al tratarse de un método educativo deberán tenerse en cuenta los siguientes aspectos: los objetivos que queremos alcanzar, las personas que toman parte de la educación (monitorado y chavalería) y el marco (el contexto) en el que se desarrollará la acción educativa.

Nosotros creemos que el método scout es el adecuado y lo queremos llevar a cabo siendo conscientes de que el fin no justifica cualquier medio. Se basa en lo que llamamos elementos del método que a continuación explicamos:

  1. Grupo grande – grupo pequeño.
  2. Actividades progresivas y atrayentes.
  3. La naturaleza.
  4. El marco simbólico, las leyes y la promesa.
  5. La educación mediante la acción.

Grupo grande – grupo pequeño.

Uno de los principales objetivos del escultismo es que la chavalería vaya adquiriendo responsabilidades. La mejor manera de trabajar este aspecto es hacerlo en pequeños grupos, porque así cada cual va tomando paulatinamente la conciencia de responsabilidad. En un grupo pequeño todas las partes son necesarias, y si alguna falla, el grupo también lo hace. Además, es una manera de favorecer la integración en el grupo de manera activa y participativa.

Todos los avances que se consiguen en los pequeños grupos se extienden al grupo grande, ya que existe una puesta en común posterior y que supone la culminación del trabajo en el grupo grande.

Actividades progresivas y atrayentes.

Teniendo en cuenta que cada chavala es diferente y cada cual progresa a distinto ritmo que los demás, nuestro método educativo permite ir avanzando poco a poco, educándoles a través de unas actividades progresivas adaptadas a cada chaval y a cada rama.

Desde el escultismo se opta por educar a los niños/as y adolescentes en el tiempo libre mediante actividades que les motiven y que tengan relación con sus intereses. De nada sirve un buen método sino consigue “enganchar” a la chavalería.

La naturaleza

La naturaleza es el marco privilegiado con el que contamos para realizar nuestra labor educativa, ya que en ella la persona se muestra como realmente es y se encuentra con el origen de todo. El medio natural nos ayuda a descubrir nuestro entorno, a valorarlo y a quererlo, viendo en él el poder creador de Dios y su propia esencia.

El marco simbólico, la ley y la promesa

El método scout trabaja a través de temáticas adaptadas a cada edad, que se denominan marco simbólico. En él se basan todas las actividades dándole continuidad al trabajo que se realiza en la rama, partiendo de unos objetivos previamente marcados. La utilidad de cada marco simbólico reside en su adecuación a los intereses y a las capacidades de los chavales.

Las leyes reflejan nuestro estilo de hacer las cosas. La ley no es más que una propuesta de valores a tener en cuenta en cada rama y por cada chaval, simplemente es una herramienta para transmitir unos valores que nos ayuden a vivir mejor con nosotros mismos y para con los demás. Además, estas leyes, representan los mandamientos cristianos y las bienaventuranzas.

La promesa es la aceptación de las “reglas del juego”. Es un compromiso personal hacia uno/a mismo/a, hacia su fe y hacia la sociedad, por el seguimiento de un estilo de vida basado en las leyes scout.

Educación mediante la acción. A.R.A.

De nada sirven las palabras si no se acompañan de hechos, y eso es precisamente lo que pretendemos en el escultismo. Tenemos en cuenta que la persona aprende más cuando toma parte de una tarea que cuando es un mero observador u oyente, ya que tanto los fallos como los aciertos contribuyen a la maduración de toda persona. Por tanto, la manera que proponemos de llevar a cabo las cosas es mediante la acción, mediante la práctica. En resumen, en “aprender haciendo”.

El método educativo A.R.A es el proceso de acción, reflexión, acción o pedagogía de la experiencia. Buscamos que se observe la realidad, se analice; y tras ello, se actúe en consecuencia, finalizando con una reflexión a modo de evaluación, con la intención de mejorar en el futuro.